miércoles, 9 de octubre de 2013

CROQUETAS DE POLLO Y UN "CHISQUIÑO" DE JAMÓN

¡Parece mentira que aún no tenga publicada en el blog ninguna receta de croquetas!
Hoy le ha llegado el turno a las croquetas de pollo y un "chisquiño" de jamón. Digo lo de "chisquiño" porque me había quedado un trocito pequeño de jamón de otra receta en la nevera y se lo he echado a la masa para aprovecharlo y darle un poquito más de sabor. La verdad es que salieron muy ricas. ¡Tanto a las peques como a los mayores nos han encantado!!
En esta receta hago cantidad suficiente para poder congelar algunas ya que te sacan de un apuro cuando no tienes mucho tiempo para cocinar sabiendo que están ricas, son caseras y sanas. Vamos con la receta. Necesitaremos:

1 cebolla pequeña
1/2 pollo pequeño cocido
Un "chisquiño" de jamón
Caldo de pollo
100 gr. de mantequilla
2 chorritos de aceite de oliva
175 gr. de harina
1 litro de leche (o casi)
Sal
Para rebozar:
2 huevos
Pan rallado
Aceite de oliva


En primer lugar, desmenuzamos la carne de pollo y quitamos todo tipo de pieles, grasas y huesos. La cortamos menudita, al igual que el trozo de jamón.
A continuación, picamos la cebolla muy finita. Para ello utilicé el accesorio picador de la batidora. Ponemos a fuego lento la mantequilla hasta que se derrita. Añadimos dos chorritos de aceite de oliva. Echamos la cebolla picada y dejamos rehogar hasta que esté transparente.
En ese momento añadimos la carne de pollo y el jamón todo picado. Damos unas vueltas para que se impregnen los sabores. Incorporamos la harina poco a poco sin dejar de remover y dejamos que se cocine un poco. En este instante suelo incorporar medio vaso más o menos de caldo de cocer el pollo. Creo que le da a la masa un sabor extra. Seguimos removiendo. Es el momento de echar la leche poco a poco y removiendo sin parar con una cuchara de madera. Rectificamos de sal. Cocinamos hasta que la masa engorde y se vaya despegando de las paredes de la olla. Cuando esté hecha la masa extendemos en una fuente o en un plato grande.


Tapamos con papel film y dejamos entibiar. Luego la metemos en la nevera durante varias horas, mejor de un día para otro.
Cuando hayan enfriado, cogemos trocitos de masa y damos forma a las croquetas. Podemos hacerlas alargadas o en forma de bolitas. Las rebozamos en huevo y en pan rallado y las freímos en aceite de oliva caliente. A medida que las vayamos quitando las ponemos en un plato con papel absorvente para escurrir el exceso de aceite y... A disfrutarlas!!!!




No hay comentarios:

Publicar un comentario