miércoles, 17 de octubre de 2018

BIZCOCHO DE PLÁTANO Y PEPITAS DE CHOCOLATE 2

Hola! Esta vez vuelvo con un bizcocho que me ha gustado mucho. Su primera versión: Bizcocho de plátano con pepitas de chocolate
es con mantequilla y con azúcar moreno. Es más contundente, pero muy rico también, tipo los de Tía Mildred. Pero esta vez me apetecía probar uno más esponjoso. Esta receta es  la típica del bizcocho de yogur 1,2,3 . Seguramente ya la habréis probado pero con el plátano queda más jugoso.

Bueno, vamos con la receta. Necesitaremos:

1 plátano bien maduro
1 yogur (yo usé uno de plátano aunque podéis usar el natural)
3 huevos
Aceite de oliva (1 medida del vaso de yogur)
Azúcar (2 medidas del vaso de yogur)
Harina (3 medidas del vaso de yogur)
1 sobre de levadura tipo Royal
Unas arenitas de sal (acrecienta el sabor)
100 gr. de pepitas de chocolate
Un poquito de mantequilla para engrasar el molde



En primer lugar, precalentamos el horno a 180 º C con calor arriba y abajo.

Engrasamos el molde por todo el interior con mantequilla. Ahora espolvoreamos con harina y sacudimos el exceso.

Comenzamos poniendo en un bol  los huevos y el azúcar. Batimos con las varillas eléctricas hasta que la mezcla haya blanqueado y doblado su volumen.
Añadimos el yogur y seguimos batiendo. Cuando veamos que está incorporado vamos añadiendo el aceite poco a poco y batiendo a la vez. Echamos un pelín de sal.
Ahora es el momento de echar la harina y la levadura mezcladas y tamizadas. Iremos añadiendo poco a poco integrándola con ayuda de unas varillas (en este caso manuales) y con movimientos envolventes para que no se baje la mezcla.
Por último, incorporamos las pepitas de chocolate y repartimos por toda la masa. Me olvidé de enharinarlas que es el truco para que no se vayan al fondo.

Volcamos la masa en el molde (yo usé uno rectangular tipo plum cake) y horneamos durante 45-50 minutos. Ir pinchando con el palillo por el centro a los 45 minutos. Si sale seco es que ya está. El mío tardó 50 minutos. Cada horno es un mundo.

Retiramos el molde del horno y lo dejamos 5 minutos para que se temple un poco. Luego desmoldamos sobre una rejilla y dejamos enfriar.

Ya tenéis este bizcocho que os va a encantar a todos!

martes, 11 de septiembre de 2018

CALDO DE VERDURAS

Hacía tiempo que tenía esta receta pendiente por publicar. Aunque todavía hace calor un caldo siempre hace falta para hacer arroces, guisos... Enriquece el sabor de los platos un montón.
También se puede utilizar para hacer una sopa añadiendo un poquito de fideos y tendremos un primer plato o una cena lista en un momento, aunque eso lo dejaremos para un poco más adelante.
Suelo hacer más cantidad de la que necesito para poder congelar en tupper y tenerlo a mano para cuando no se tenga tiempo o ganas de cocinar.
Otro punto positivo es que se pueden utilizar restos de verduras que tenemos en el cajón de la nevera y que muchas veces se acaban estropeando.
Bueno, vamos con la receta. Necesitaremos:

1 cebolla
1 tomate
1 zanahoria
1 puerro
1 trocito de apio
1 diente de ajo
1 rama de perejil
Aceite de oliva
Sal


Comenzamos picando el diente de ajo y la cebolla en trocitos.

Seguimos pelando la zanahoria y la cortamos en rodajas.

Cortamos el puerro utilizando la parte más blanca. Para ello cortamos la raíz y sacamos la capa exterior. Lavamos porque siempre puede haber restos de tierra. Cortamos en rodajas.

Lavamos el tomate, lo pelamos y lo cortamos a la mitad. Con la ayuda de una cucharita sacamos las semillas. Solamente vamos a utilizar la pulpa.

Cortamos apio. Yo suelo utilizar muy poquito porque para mi tiene un sabor muy fuerte. Eso va para gustos.

Lavamos la rama de perejil y la secamos con papel absorbente.

Ahora echamos en una olla grande un poquito de aceite de oliva para pochar las verduras y ponemos a calentar. No hay que echar demasiado pero si después vemos que nos hemos pasado desgrasaremos el caldo como explico más adelante.
Cuando el aceite esté medianamente caliente, incorporamos todas las verduras menos la hoja de perejil. Dejamos que se hagan un poco. Añadimos dos litros de agua y la rama de perejil. Salamos y dejamos que hierva. Luego bajamos el fuego. Tiene que hacerse a fuego lento. Yo lo suelo dejar 1 hora.

Cuando haya transcurrido el tiempo, colamos. Con las verduras podemos triturarlas y hacer un rico puré.

Ya tenemos nuestro caldo rico, fácil, económico y sano. A disfrutarlo!

NOTA:

Para desgrasar el caldo en caliente podemos utilizar la cuchara e ir quitando el aceite de la superficie. Aunque lo más fácil es dejarlo que tome temperatura ambiente y meterlo en la nevera. Cuando esté frio será más fácil desgrasarlo ya que el aceite estará como más solido.

Es importante meter el caldo tanto en la nevera como en el congelador a temperatura ambiente.

miércoles, 5 de septiembre de 2018

TARTA CHIPS AHOY SIN HORNO

Buenas! Hoy os voy a enseñar una tarta que he hecho un par de veces pero que, por la prisa de los comensales, no he podido hacer fotos decentes.
Aún así creo que se merece que aparezca publicada en el blog ya que es original, rica, fácil y rápida ya que no hace falta utilizar el horno.
Dicha tarta la descubrí en la página de Bea, www.corazondecaramelo.es .Por si hay alguien que no ha pasado por su cocina que no se la pierda. Hace maravillas.
Otra cosa positiva de esta tarta es que le gusta a todo el mundo, imaginaros a los niños. En principio, se piensa que puede ser empalagosa pero, por mi experiencia, desaparece rápidamente, ja ja ja...
Bueno, vamos con la receta. Necesitaremos:

Para la base:

350 gr. de galletas Chips Ahoy minis ( Yo he utilizado las de Hacendado que llevan aceite de girasol en vez de el de palma y son igual de ricas)
80 gr. de mantequilla

 Para el relleno :

500 gr. de queso crema tipo Philadelphia
400 gr. de nata (35% materia grasa)
80 ml. de leche
175 gr. de galletas Chips Ahoy minis
100 gr. de azúcar
6 hojas de gelatina neutra
1 cucharadita de pasta o esencia de vainilla 

Para la decoración :

Algunas galletas enteras y otras deshechas para esparcir por la superficie.


Comenzamos poniendo a remojar las hojas en gelatina durante 10 minutos en agua fría.

Cubrimos la base de un molde desmontable con papel sulfurizado (de horno).
Trituramos las galletas con una picadora hasta que estén completamente deshechas.
Derretimos la mantequilla en el microondas y la mezclamos con las galletas.
Esta pasta la echamos en el molde y cubrimos toda la base apretando un poco, no mucho porque si no será dificil de cortar.
Metemos el molde en la nevera cubierto con papel fim o de aluminio.

Ahora vamos con el relleno.
Calentamos la leche y antes de que rompa a hervir echamos las horas de gelatina una a una escurriendo el exceso de agua. Dejamos templar y reservamos.

Batimos el queso con el azúcar hasta obtener una mezcla cremosa. Añadimos la  vainilla y seguimos batiendo.
Incorporamos la leche con la gelatina y la integramos en la mezcla anterior con la ayuda de una espátula .

Montamos la nata. No hace falta que esté muy firme. La echamos poco a poco en la mezcla de queso y también, con la ayuda de una espátula, la vamos incorporando con movimientos envolventes para evitar que se baje.

Sacamos el molde de la nevera.
Volcamos un tercio de la crema sobre la base de galletas y alisamos con una espátula.
Esparcimos trozos de galletas por la superficie al gusto de cada uno.
Hacemos la misma operación de nuevo: 1/3 de la crema, alisamos y echamos trozos de galletas. Por último, echamos el resto de la crema, avisamos y decoramos con galletas enteras y con otras desmenuzadas.

Metemos en la nevera para que cuaje. Yo la suelo hacer el día anterior. 




Maravillosa!!!

lunes, 20 de agosto de 2018

PASTA ALLA NORMA

Después de las vacaciones veraniegas vengo con varias recetas nuevas.
La primera es " Pasta alla Norma" , un plato tradicional de la cocina italiana, muy típico de la ciudad de Catania.
La teoría más extendida es que el nombre es en honor a la ópera Norma cuando el comediógrafo Nino Martoglio llegó  a decir del plato " É una Norma" para indicar el gran gusto del mismo. 
La receta la he visto en la página de " lacocinadefrabisa.lavozdegalicia.es " y me ha encantado. Sin duda no tardaré en volver a hacerla. Otra vez queda demostrado que se puede comer rico y sano aunque no tengamos mucho tiempo para cocinar.
Bueno, vamos con la receta. Necesitaremos:

400 gr. de pasta (yo he elegido tallarines)
2 berenjenas
400 gr. de salsa de tomate estilo casero Hero (aunque si tenéis salsa de tomate casera mucho mejor)
200 gr. de ricotta (en su defecto utilizar requesón).
Aceite de oliva virgen extra
Albahaca fresca al gusto
Sal
Pimienta negra recién molida




En primer lugar, cortamos las berenjenas en rodajas. En una sartén con unas gotas de aceite las vamos haciendo a fuego no muy fuerte. Salpimentamos y reservamos.
Es muy importante no echar demasiado aceite ya que las berenjenas lo absorben como si fueran esponjas y se estropearía el plato.

Cocemos la pasta en agua hirviendo con sal el tiempo que indique el fabricante.

Calentamos la salsa de tomate.

Ahora montamos el plato. Escurrimos la pasta, rociamos un poco con AOVE, echamos salsa de tomate por encima, colocamos las berenjenas y con una cucharita cogemos trocitos de requesón y los ponemos sobre los tallarines.
Decoramos con albahaca al gusto de cada uno y servimos.
"É una Norma"!!!!!

NOTA:
Yo para comerlos pico la albahaca y mezclo con todo. El requesón se funde con la salsa de tomate y el resultado es... espectacular!






lunes, 4 de junio de 2018

POLLO A LA CERVEZA EN FUSSIONCOOK

Reconozco que me gusta cocinar de manera tradicional pero a veces con la falta de tiempo recurro a la Fussioncook. Para los que no la conozcan, es una olla eléctrica programable en la que hay varios menús, como pasta, pescado, carne ... con su tiempo determinado para que las recetas que hagas estén en su punto. El sabor y los nutrientes se conservan al cocinarse herméticamente. Además es muy fácil de utilizar.
Incluso hay recetas que sólo las hago en ella.
Este pollo a la cerveza lo encontré en charococina.blogspot.com.es (He hecho algunas modificaciones en cantidades de verduras, he echado menos pimiento y más champiñones adecuándome a lo que tenía en la nevera)
Desde que lo vi sabía que iba a hacerlo porque tenía muy buena pinta. El resultado ha sido fantástico. El pollo en su punto, un sabor increíble y una salsita oscurita en la que es mejor no tener pan en casa porque ni no va la barra entera, jejeje...
Bueno, vamos con la receta. Necesitaremos:

1kg. de pollo troceado
1/2 cebolla
1/2 pimiento verde
150 gr. de champiñones
1 hoja de laurel
1/2 pastilla de caldo de pollo Avecrem 100% natural
200 ml. de cerveza sin alcohol
1/2 cucharadita de tomillo
1/2 cucharadita de orégano
Aceite de oliva
Sal


En primer lugar, cortamos la cebolla muy finita y el pimiento verde en cachitos. Limpiamos los champiñones. Para ello cortamos el pie y con cuidado vamos eliminando los restos de tierra con un paño ligeramente humedecido. Laminamos.

Cubrimos el fondo de la cubeta de aceite de oliva. Ponemos el programa Manual 10 minutos. Cuando el aceite esté caliente, doramos el pollo.
Cuando esté bien dorado, introducimos la cebolla, el pimiento verde. Damos unas vueltas. Añadimos los champiñones y dejamos pochar un poco. Cancelamos el menú.
Añadimos la hoja de laurel, 1/2 pastilla de caldo desmenuzada, la cerveza y el tomillo y orégano.

Ponemos la tapa de la fussioncook y cerramos. Colocamos la válvula en posición presión. Elegimos el Menú Guisos (que dura 15 minutos) y la ponemos en marcha. Cuando pite, despresurizamos manualmente y... a comer!

Ya veréis que guiso de pollo más rico. Y creo  que  al día siguiente está más rico porque se acrecientan los sabores. Animaros a hacerlo!



lunes, 21 de mayo de 2018

ALBÓNDIGAS DE POLLO EN SALSA DE HORTALIZAS

Hola! Creo que nos suele pasar a los/as que tenemos un blog de cocina. Hacemos un día una receta que nos gusta (incluso la repetimos) pero no se publica en su día porque no te da tiempo, porque la foto que le haces no es ni medianamente presentable... Eso es los que me ha pasado a mí con estas albóndigas de pollo en salsa de hortalizas.
Me he inspirado en una receta de Karlos Arguiñano aunque le he dado alguna que otra vuelta para adaptarla a mi gusto.
El resultado son unas albóndigas suaves, ligeras y, sobre todo, muy ricas.
Bueno, vamos con la receta. Necesitaremos:

800 gr. de carne picada de pollo
100 gr. de miga de pan
1/2 vaso de leche
1 huevo
1 cebolla
1 pimiento rojo
2 zanahorias grandes o tres medianas
2 tomates
1 cucharada de harina (yo no se la puse)
1 vaso de vino blanco
2 vasos de agua
3 dientes de ajo
1 rama de perejil
Sal
Pimienta negra recién molida
Aceite de oliva



En primer lugar, picamos la carne de pollo. La cortamos en tacos y ,por tandas, la vamos pasando por la picadora. La echamos en un bol.
Pelamos y cortamos un poco los dientes de ajo y los majamos en un mortero con el perejil.
En un bol mezclamos la miga con la leche y dejamos que se empape bien.

Ahora picamos la cebolla muy finita y la ponemos a pochar en una cazuela baja con un fondo de aceite. Cuando esté pochada introducimos el pimiento troceado en cuadrados, la zanahoria en tacos más pequeños y damos unas vueltas. Seguidamente echamos los tomates pilados y picados.
Removemos. 
En este momento es cuando se echaría la cucharada de harina. Ayuda a que se espese la salsa pero yo no la utilizo porque suelo pasar la salsa por la batidora y ya se espesa por sí misma. Lo ideal sería por el chino.
Vertemos el vino, dejamos que se evapore el alcohol un poco y echamos el agua. Dejamos cocinar durante 15 minutos más o menos a fuego suave y con la tapa puesta.

Mientras salpimentamos la carne picada, añadimos la miga empapada en leche y el majado de ajo y perejil.
Mezclamos bien y agregamos el huevo. Seguimos mezclando hasta formar una pasta homogénea. Formamos las bolas (yo me ayudo mojando un poco las manos con aceite para que no se me quede pegada la carne), las pasamos por harina y las freímos en una sartén con aceite. Reservamos.

Pasamos la salsa por la batidora, introducimos las albóndigas y dejamos cocinar 10 minutos a fuego suave y con la cazuela tapada.

Ya las tenemos listas! Deliciosas!

viernes, 11 de mayo de 2018

LUBINA A LA PLANCHA CON SALSA DE ALMEJAS

Hola! Hoy vengo con una receta sencillita de todo pero que nos ha encantado.
Normalmente la lubina la hago al horno pero he investigado un poco para hacerla de manera distinta y he visto que esta receta la hacían distintos bloggers. Pero yo he seguido la de www.juliaysusrecetas.com
Sé que la foto es bastante regularcilla y la verdad es que no le hace mucha justicia a este plato. Pero creerme, esta lubina a la plancha con salsa de almejas está riquísima.
Sin duda la repetiré seguro y pasa a formar parte de mi recetario.
Bueno, vamos con la receta. Necesitaremos:



2 lubinas de ración en filetes(yo al final cogí tres porque eran muy pequeñas las que había)
500 gr. de almejas
1 cebolleta
2 dientes de ajo
Perejil fresco
1 vaso de vino blanco
1/2 vaso de agua
1 cucharada de harina
Aceite de oliva
Sal

En primer lugar, ponemos las almejas en agua con abundante sal para que "beban" y expulsen las arenas que pudieran traer. Este paso es fundamental para no arriesgarnos a que nos estropeen el plato. Suelo dejarlas un par de horas.

Hecho esto, comenzamos. Picamos muy bien la cebolleta y los dos dientes de ajo.
En una olla baja ponemos un poco de aceite de oliva y pochamos ambos ingredientes.
Añadimos la harina, mezclamos bien y rehogamos un poco.
Echamos el vino blanco y dejamos que hierva un poco para que se evapore el alcohol. Vertemos el agua y espolvoreamos el perejil picado. Dejamos que se cocine durante 5 minutos más o menos.
Seguidamente echamos las almejas y tapamos. En el momento en que se hayan abierto las almejas retiramos del fuego. Ya tenemos nuestra salsa.

Ahora ponemos una plancha a calentar. Cuando esté caliente ponemos los filetes con un poco de sal con la piel hacia abajo y dejamos 3 minutos. Les damos la vuelta con cuidado para que no se rompan y dejamos solamente 1 minuto por este lado, así la lubina no se queda seca.
Emplatamos con el filete y con salsa por encima y las almejas de acompañamiento.
Delicioso!!!!!

NOTA:

Respecto a la salsa si ves que queda espesa de más con echarle un pelín de agua se arregla.
Y si ves que después de evaporar el vino para que se vaya el alcohol te sabe un poco fuerte también se puede verter un poquito más de agua.
Todo es cuestión de gustos.