lunes, 4 de junio de 2018

POLLO A LA CERVEZA EN FUSSIONCOOK

Reconozco que me gusta cocinar de manera tradicional pero a veces con la falta de tiempo recurro a la Fussioncook. Para los que no la conozcan, es una olla eléctrica programable en la que hay varios menús, como pasta, pescado, carne ... con su tiempo determinado para que las recetas que hagas estén en su punto. El sabor y los nutrientes se conservan al cocinarse herméticamente. Además es muy fácil de utilizar.
Incluso hay recetas que sólo las hago en ella.
Este pollo a la cerveza lo encontré en charococina.blogspot.com.es (He hecho algunas modificaciones en cantidades de verduras, he echado menos pimiento y más champiñones adecuándome a lo que tenía en la nevera)
Desde que lo vi sabía que iba a hacerlo porque tenía muy buena pinta. El resultado ha sido fantástico. El pollo en su punto, un sabor increíble y una salsita oscurita en la que es mejor no tener pan en casa porque ni no va la barra entera, jejeje...
Bueno, vamos con la receta. Necesitaremos:

1kg. de pollo troceado
1/2 cebolla
1/2 pimiento verde
150 gr. de champiñones
1 hoja de laurel
1/2 pastilla de caldo de pollo Avecrem 100% natural
200 ml. de cerveza sin alcohol
1/2 cucharadita de tomillo
1/2 cucharadita de orégano
Aceite de oliva
Sal


En primer lugar, cortamos la cebolla muy finita y el pimiento verde en cachitos. Limpiamos los champiñones. Para ello cortamos el pie y con cuidado vamos eliminando los restos de tierra con un paño ligeramente humedecido. Laminamos.

Cubrimos el fondo de la cubeta de aceite de oliva. Ponemos el programa Manual 10 minutos. Cuando el aceite esté caliente, doramos el pollo.
Cuando esté bien dorado, introducimos la cebolla, el pimiento verde. Damos unas vueltas. Añadimos los champiñones y dejamos pochar un poco. Cancelamos el menú.
Añadimos la hoja de laurel, 1/2 pastilla de caldo desmenuzada, la cerveza y el tomillo y orégano.

Ponemos la tapa de la fussioncook y cerramos. Colocamos la válvula en posición presión. Elegimos el Menú Guisos (que dura 15 minutos) y la ponemos en marcha. Cuando pite, despresurizamos manualmente y... a comer!

Ya veréis que guiso de pollo más rico. Y creo  que  al día siguiente está más rico porque se acrecientan los sabores. Animaros a hacerlo!



lunes, 21 de mayo de 2018

ALBÓNDIGAS DE POLLO EN SALSA DE HORTALIZAS

Hola! Creo que nos suele pasar a los/as que tenemos un blog de cocina. Hacemos un día una receta que nos gusta (incluso la repetimos) pero no se publica en su día porque no te da tiempo, porque la foto que le haces no es ni medianamente presentable... Eso es los que me ha pasado a mí con estas albóndigas de pollo en salsa de hortalizas.
Me he inspirado en una receta de Karlos Arguiñano aunque le he dado alguna que otra vuelta para adaptarla a mi gusto.
El resultado son unas albóndigas suaves, ligeras y, sobre todo, muy ricas.
Bueno, vamos con la receta. Necesitaremos:

800 gr. de carne picada de pollo
100 gr. de miga de pan
1/2 vaso de leche
1 huevo
1 cebolla
1 pimiento rojo
2 zanahorias grandes o tres medianas
2 tomates
1 cucharada de harina (yo no se la puse)
1 vaso de vino blanco
2 vasos de agua
3 dientes de ajo
1 rama de perejil
Sal
Pimienta negra recién molida
Aceite de oliva



En primer lugar, picamos la carne de pollo. La cortamos en tacos y ,por tandas, la vamos pasando por la picadora. La echamos en un bol.
Pelamos y cortamos un poco los dientes de ajo y los majamos en un mortero con el perejil.
En un bol mezclamos la miga con la leche y dejamos que se empape bien.

Ahora picamos la cebolla muy finita y la ponemos a pochar en una cazuela baja con un fondo de aceite. Cuando esté pochada introducimos el pimiento troceado en cuadrados, la zanahoria en tacos más pequeños y damos unas vueltas. Seguidamente echamos los tomates pilados y picados.
Removemos. 
En este momento es cuando se echaría la cucharada de harina. Ayuda a que se espese la salsa pero yo no la utilizo porque suelo pasar la salsa por la batidora y ya se espesa por sí misma. Lo ideal sería por el chino.
Vertemos el vino, dejamos que se evapore el alcohol un poco y echamos el agua. Dejamos cocinar durante 15 minutos más o menos a fuego suave y con la tapa puesta.

Mientras salpimentamos la carne picada, añadimos la miga empapada en leche y el majado de ajo y perejil.
Mezclamos bien y agregamos el huevo. Seguimos mezclando hasta formar una pasta homogénea. Formamos las bolas (yo me ayudo mojando un poco las manos con aceite para que no se me quede pegada la carne), las pasamos por harina y las freímos en una sartén con aceite. Reservamos.

Pasamos la salsa por la batidora, introducimos las albóndigas y dejamos cocinar 10 minutos a fuego suave y con la cazuela tapada.

Ya las tenemos listas! Deliciosas!

viernes, 11 de mayo de 2018

LUBINA A LA PLANCHA CON SALSA DE ALMEJAS

Hola! Hoy vengo con una receta sencillita de todo pero que nos ha encantado.
Normalmente la lubina la hago al horno pero he investigado un poco para hacerla de manera distinta y he visto que esta receta la hacían distintos bloggers. Pero yo he seguido la de www.juliaysusrecetas.com
Sé que la foto es bastante regularcilla y la verdad es que no le hace mucha justicia a este plato. Pero creerme, esta lubina a la plancha con salsa de almejas está riquísima.
Sin duda la repetiré seguro y pasa a formar parte de mi recetario.
Bueno, vamos con la receta. Necesitaremos:



2 lubinas de ración en filetes(yo al final cogí tres porque eran muy pequeñas las que había)
500 gr. de almejas
1 cebolleta
2 dientes de ajo
Perejil fresco
1 vaso de vino blanco
1/2 vaso de agua
1 cucharada de harina
Aceite de oliva
Sal

En primer lugar, ponemos las almejas en agua con abundante sal para que "beban" y expulsen las arenas que pudieran traer. Este paso es fundamental para no arriesgarnos a que nos estropeen el plato. Suelo dejarlas un par de horas.

Hecho esto, comenzamos. Picamos muy bien la cebolleta y los dos dientes de ajo.
En una olla baja ponemos un poco de aceite de oliva y pochamos ambos ingredientes.
Añadimos la harina, mezclamos bien y rehogamos un poco.
Echamos el vino blanco y dejamos que hierva un poco para que se evapore el alcohol. Vertemos el agua y espolvoreamos el perejil picado. Dejamos que se cocine durante 5 minutos más o menos.
Seguidamente echamos las almejas y tapamos. En el momento en que se hayan abierto las almejas retiramos del fuego. Ya tenemos nuestra salsa.

Ahora ponemos una plancha a calentar. Cuando esté caliente ponemos los filetes con un poco de sal con la piel hacia abajo y dejamos 3 minutos. Les damos la vuelta con cuidado para que no se rompan y dejamos solamente 1 minuto por este lado, así la lubina no se queda seca.
Emplatamos con el filete y con salsa por encima y las almejas de acompañamiento.
Delicioso!!!!!

NOTA:

Respecto a la salsa si ves que queda espesa de más con echarle un pelín de agua se arregla.
Y si ves que después de evaporar el vino para que se vaya el alcohol te sabe un poco fuerte también se puede verter un poquito más de agua.
Todo es cuestión de gustos.

lunes, 2 de abril de 2018

BIZCOCHITOS ( O MINI BUNDT CAKES) DE LIMÓN CUBIERTOS DE CHOCOLATE NEGRO

Por lo que he visto por la red, se han publicado muchas recetas relacionadas con la Semana Santa. Yo no he hecho ninguna porque le tenía unas ganas a estos bizcochitos...
La receta es de Cristina de kanelaylimón.blogspot.com.es . Sus recetas siempre son garantía de éxito.
Tenía desde hace tiempo este tipo de molde para hacerlos y al ver esta receta encontré la oportunidad de usarlo por primera vez.
El resultado ha sido magnífico. Un bizcocho de mantequilla aromatizado con limón y una capa de chocolate negro en el que los sabores combinan a la perfección. La capa de chocolate queda perfecta, crujiente.
Además es una receta que admite múltiples de variedades. Con todo tipo de bizcochos y distintas coberturas. Yo ya estoy pensando en ellas.
Bueno, vamos con la receta. Necesitaremos:

Para los bizcochitos:
150 gr. de mantequilla a temperatura ambiente
120 gr. de azúcar
Ralladura de un limón
3 huevos M
150 gr. de harina
10 gr. de levadura
1 pizca de sal

Para la cobertura:
200 gr. de chocolate para postres
2 cucharadas de aceite de girasol u oliva suave


Precalentamos el horno a 180º C por arriba y por abajo.

Engrasamos con mantequilla los huecos del molde.


Comenzamos poniendo la mantequilla blanda en un bol con el azúcar y la ralladura de limón y batimos con varillas eléctricas a velocidad media- alta hasta que la mezcla blanquee (sobre unos 5 minutos).
Vamos añadiendo los huevos de uno en uno, no añadiendo el siguiente hasta que el anterior esté perfectamente integrado con la mezcla.
Juntamos la harina, la levadura y la sal y tamizamos. La vamos añadiendo poco a poco al bol y vamos integrando con varillas manuales hasta que no haya ningún grumo.
Vamos rellenando los huecos del molde sin llegar completamente al borde porque luego subirán. La mezcla es bastante densa por lo que es bueno dar un golpe contra la mesa para que las hendiduras queden completamente cubiertas.
Horneamos sobre 20 minutos o hasta que pinchemos con un palillo y éste salga limpio.


Retiramos del horno, los dejamos reposar 10 minutos y luego los desmoldamos y colocamos sobre una rejilla hasta que enfríen completamente.


En este momento lavamos bien el molde y lo secamos, asegurándonos de que quede bien seco, sin gotitas.
Ahora fundimos el chocolate al baño maría. Una vez que esté fundido, añadimos el aceite (yo usé de oliva) y rellenamos una tercera parte de cada hueco, metemos los bizcochitos y hacemos un poco de presión para que el chocolate lo cubra todo. 



Metemos en la nevera para que el chocolate se solidifique.
Desmoldamos y a disfrutarlos!!!!




  • NOTA: Con estas cantidades salen 8 bizcochitos. Eso dependerá de los distintos tamaños que puede haber en este tipo de moldes.

lunes, 19 de marzo de 2018

CANELONES DE RICOTTA Y ESPINACAS

Hola!
Después de un paréntesis en mis publicaciones del blog, hoy os traigo una receta que siempre tenía ganas de hacer: Canelones de ricotta y espinacas.
Vi la oportunidad de hacerlos cuando fui a Lidl en su semana dedicada a Italia. Me encanta comprar determinados productos que venden esos días y al ver la ricotta me decidí.
Los canelones es una de las recetas que más tiempo me lleva pero una vez que los hago disfrutamos mucho comiéndolos y merece la pena.
Bueno, vamos con la receta. Necesitaremos:

1 caja de placas de canelones
350 gr. de espinacas frescas
250 gr. de ricotta
Sal
Queso parmigiano rallado
Para la salsa de tomate:
1 kg. de tomates de rama o pera maduros
1 cebolla mediana
1 cucharadita de sal
1 cucharadita de azúcar (para evitar la acidez del tomate)
Para la bechamel:
100 gr. de mantequilla
100 gr. de harina
1 litro de leche
Sal
Nuez moscada molida


En primer lugar, hacemos la salsa de tomate.
Para ello pelamos la cebolla y la cortamos en trocitos muy pequeños. Hacemos lo mismo con los tomates. Ponemos una cacerola con un fondo de aceite y pochamos un poco la cebolla. Dejamos pochar un poco. Después añadimos el tomate junto con la sal y el azúcar. Removemos y dejamos cocinar a fuego lento sobre una hora más o menos.

Ahora lavamos las espinacas. Las ponemos a cocer en agua hirviendo con sal durante 10 minutos. Las colamos en un escurridor. Como cogen tanta agua tendremos que aplastar con una cuchara para que queden sin ningún líquido. Dejamos templar.
Una vez que estén templadas las mezclamos bien con el queso ricotta hasta formar una pasta. Éste será nuestro relleno. Reservamos.


A continuación ponemos a cocer las placas de los canelones. Vamos añadiendo una a una al agua hirviendo con sal. Removemos para que no se peguen. Dejaremos cocer el tiempo que indique el fabricante. Colamos, enfriamos con un poco de agua y las vamos colocando sobre un paño limpio y seco.

Por último hacemos la bechamel. Ponemos una olla con la mantequilla a fuego medio y dejamos que se derrita. Añadimos la harina y mezclamos bien hasta que se integre con la mantequilla y no queden grumos. Vamos añadiendo la leche poco a poco y revolvemos con unas varillas. Cuando tengamos toda la leche incorporada, dejamos que se cocine un poco y echamos un poquito de nuez moscada y sal al gusto.

Ahora viene el montaje. Rellenamos los canelones con la mezcla de ricotta y espinacas.
Cogemos una fuente de horno y extendemos una capa de salsa de tomate, otra de bechamel y colocamos los canelones encima. Terminamos con otra capa de tomate y bechamel hasta que cubra todo. Espolvoreamos con queso parmigiano rallado.


Metemos al horno a 190º-200º C hasta que veamos que empieza a burbujear un poco la bechamel. Después ponemos a gratinar hasta que tenga un bonito color dorado.

Espero que os haya gustado. Probarlos. Aunque sean un poco laboriosos merece la pena.
Nos han encantado. En breve, repetiremos.
Hasta la próxima! 

jueves, 8 de febrero de 2018

LACÓN CON GRELOS

Hola!!!!!
Ya estamos metidos de lleno en los carnavales o como decimos aquí en Galicia en "O Entroido".
Es una fiesta que los gallegos vivimos de una manera muy especial. Aparte de disfrazarnos, disfrutar con las comparsas... nos deleitamos con un sinfín de platos típicos en estas fechas.
Entre estos platos está el lacón con grelos. Nunca lo había publicado pero me he animado por si a alguien le apetece, pruebe a hacerlo.
Es un plato para comer en familia, con los amigos, con los compañeros de trabajo... Es muy común asistir a más de una "laconada".
El lacón procede de la extremidad delantera del cerdo. Las fases por la que pasa antes de que lo adquirimos para cocinarlo es el lavado, salazón, asentado y oreado o secado. Por lo tanto antes de cocinarlo hay que desalarlo. Para ello, para un lacón de 2 kilos introducimos en agua durante 48 horas, cambiando el agua cada 12. El agua tiene que cubrirlo por completo.
En esta ocasión yo he comprado solamente un trozo de más de medio kilo en la carnicería porque era para una comida de diario, para más o menos 4 personas. Me ahorré el trabajo de desalarlo porque ya lo estaba.
Aparte de comerlo con grelos se suele acompañar de chorizos y patatas.
Bueno, vamos con la receta. Necesitaremos:

2 kilos de grelos
1 trozo de lacón desalado de 3/4 de kilo
3 chorizos
8 patatas medianas


En primer lugar hay que aclarar que las cantidades para este plato son orientativas. Eso depende del gusto de cada cual. Hay gente que prefiere que haya más patatas, otros menos grelos, otros más lacón...

Comenzamos limpiando los grelos. Para ello cortamos los troncos más gruesos y los lavamos muy bien. Reservamos.

A continuación, ponemos a cocer el lacón en una olla a fuego medio. Tiene que cocinarse con la olla tapada y un hervor suave. El tiempo es sobre una hora por kilo. Habrá que ir pinchándolo para ver si está hecho. Yo a los tres cuartos de hora lo pinché y decidí dejar un poquito más. Retiramos el lacón y reservamos.

Pelamos las patatas y las ponemos a cocer en ese caldo junto con los chorizos. Los coceremos durante 20 minutos.

Mientras se van haciendo los chorizos con las patatas, escaldamos los grelos durante 2 minutos. Colamos y ponemos a cocer de nuevo en agua con sal durante 10-15 minutos. Los volvemos a colar.
Introducimos el trozo de lacón en la olla para que se caliente un poco.

Nos servimos un poquito de todo y echamos un poquito de caldo de cocer el lacón, las patatas y los chorizos por encima de los grelos para que cojan sabor. Lo ideal es introducir los grelos en la olla de las patatas y los chorizos para que se vaya haciendo todo junto pero las ollas que tenía no me lo permitía.

Rico, rico y muy apropiado para el frío que está haciendo.

Feliz Entroido!!!!!

NOTA:

Es bueno guardar un poco de caldo para calentar al día siguiente si sobra algo, claro.



lunes, 15 de enero de 2018

BIZCOCHO DE PLÁTANO CON PEPITAS DE CHOCOLATE

Hola de nuevo!
En principio Feliz Año a todos. Sé que es un poco tarde para ello, jajaja... pero es mi primera publicación de este año.
Tengo muchas recetas pendientes de publicar y hoy empiezo con una de ellas: Bizcocho de plátano con pepitas de chocolate.
Desde hace tiempo tenía ganas de hacerlo. Siempre pensé que estaría buenísimo dada la combinación del plátano con el chocolate, y no me equivoqué. El plátano hace que el bizcocho sea muy jugoso y húmedo.
Además se aprovechan esos plátanos muy maduros que están en el frutero y que se acabarían estropeando.
La receta la encontré en la web www.codigococina.com aunque he hecho unas pequeñas modificaciones.
Bueno, vamos con la receta. Necesitaremos:

100 gr. de mantequilla en pomada
190 gr. de azúcar moreno
3 huevos medianos
3 plátanos maduros o 2 si son muy grandes
1 yogur natural
100gr. de pepitas de chocolate
1/2 cucharadita de vainilla en pasta
220 gr. de harina
1 sobre de levadura Royal
Una pizca de sal


Es importante que todos los ingredientes estén a temperatura ambiente.

Precalentamos el horno a 180ºC con calor arriba y abajo.

Untamos el interior del molde con un poco de mantequilla, echamos un poco de harina y la extendemos por todo dando golpecitos. Sacudimos el exceso.

Comenzamos mezclando la harina con la levadura y la sal en un bol. Tamizaremos la mezcla y la reservamos para después.

Machacamos los plátanos con un tenedor hasta formar un puré.

Humedecemos las pepitas de chocolate, las enharinamos un poquito y las movemos bien. Así se evita que todas queden en el fondo del bizcocho.

En otro bol ponemos la mantequilla con el azúcar y batimos con varillas eléctricas hasta que estén bien integrados. Vamos añadiendo los huevos de uno en uno y no echaremos el siguiente hasta que esté bien mezclado con lo demás.

Añadimos el puré de plátano, el yogur y la vainilla. Batimos con las varillas eléctricas.

Ahora es el momento de ir incorporando los elementos secos (harina, levadura y la pizca de sal) que tenemos reservados. Lo haremos en pequeñas cantidades de cada vez.
Para ello utilizo una varilla manual para que se vaya mezclando poco a poco y no queden grumos.

Vertemos las pepitas de chocolate, mezclamos y echamos la masa en el molde.

Horneamos durante 40 minutos. Antes de sacarlo pinchamos con un palillo y si sale limpio es que ya está.

Dejamos en el molde durante 5 minutos, lo desmoldamos y dejamos enfriar sobre una rejilla.

Genial!!!!

NOTA:

  • Es la primera vez que utilizo azúcar moreno en un bizcocho y me ha encantado, aunque podéis hacerlo con azúcar normal.

  • El bizcocho se conserva bien durante varios días. Yo lo pongo dentro de un portatartas.