lunes, 21 de octubre de 2013

GALLETAS DE PISTOLA

Siempre quise hacer galletas de pistola pero había oído que era difícil dar con la masa adecuada. No puede ser ni demasiado líquida ni demasiado densa. Tenía guardada una receta de kanelaylimon.blogspot.com.es y vi una oferta en Casa de una pistola para hacer galletas por 7.99 euros. Ni me lo pensé. Se que sus recetas dan buen resultado. Y la experiencia me ha dado la razón. Salen perfectas. Las he decorado un poco para hacerlas más variadas. Las que tengais la pistola guardada, quitarla de la alacena y... ¡a  sacarle partido!
Necesitaremos:
 
300 gr. de harina de repostería
200 gr. de mantequilla a temperatura ambiente
100 gr. de azúcar glass
1 huevo
1 cucharadita de esencia de vainilla
Para decorar las galletas:
Chocolate negro para fundir
Chocolate blanco para fundir
Almendras crocanti


En primer lugar batimos la mantequilla (que ha de estar blanda) . Añadimos poco a poco el azúcar glass y seguimos batiendo hasta que la mezcla palidezca. Una vez que esté bien mezclado añadimos el huevo y luego la harina tamizada. La masa resultante se mete en la pistola. Antes de cerrarla le ponemos la plantilla para hacer la galleta que más nos guste.
Apoyamos la pistola sobre la bandeja del horno sin papel, sin engrasarla, sin nada. Tal cual. Damos un "tiro" y después de un segundo levantamos la pistola con un golpe seco. Ya tendremos la primera galleta formada. Seguimos el mismo procedimiento con las demás, dejando un pequeño espacio entre una y otra. Podemos cambiar la plantilla para hacer galletas de distintas formas. 
Cuando tengamos toda la la bandeja completa horneamos a 150 ºC durante 10- 12 minutos, vigilándolas, sabeis que cada horno es distinto. Yo las dejé 12 minutos.
Retiramos la bandeja del horno y ponemos las galletas a enfriar en una rejilla. 


No las dejeis enfriar sobre la bandeja, podrían quedarse pegadas y se romperían al intentar quitarlas. Yo ese problema no lo tenía porque al tener sólo una bandeja, la quitaba, dejaba las galletas enfriar en la rejilla y enfriaba la bandeja bajo el grifo de agua fria, la secaba y hacía otra tanda de galletas.
Una vez que las galletas estén frias podemos decorarlas. Yo las decoré con chocolate negro y blanco fundido con la ayuda de un biberón de boca estrecha. También utilicé almendra crocanti picada.
Para conservarlas, guardarlas en la típica "lata". Yo me compré una muy mona, je,je,je...


Salen sobre unas 80 galletas, pero no os asusteis, entre que son de un bocado, que siempre habrá "voluntarios" para ayudar a comerlas y que se conservan bien varios días en la lata... ¡No os durarán nada!





2 comentarios:

  1. Ohhh te han quedado preciosas!!! Si si, son un vicio estas galletas y aunque salen bastantes desaparecen enseguida :) A mí me gustan más al día siguiente que el mismo día. Muchísimas gracias, están fantásticas!!!

    ResponderEliminar
  2. A mi también me gustan más al día siguiente, asientan los sabores. Gracias por compartir estas recetas tan buenas y que siempre salen bien.Tengo en el punto de mira el jamón asado, jejejeje. Ya te contaré. Un saludo.

    ResponderEliminar