jueves, 19 de diciembre de 2013

PANETTONE CON PEPITAS DE CHOCOLATE PASO A PASO (PANIFICADORA)

Hoy voy a compartir la receta de un dulce que poco a poco se va introduciendo en las costumbres culinarias navideñas de nuestro pais: El Panettone, un pan dulce típico italiano relleno de pasas y frutas confitadas.
Cada año se ven más panettones a la venta en los supermercados, y esta realidad ha hecho que me pique el gusanillo de hacerlo yo en casa, porque no me vais a negar que el industrial al lado del casero no tiene nada que hacer. He consultado varias recetas y algunas de ellas me echaban para atrás. Hablaban de que se necesitaban varios días para hacerlo. Eso fue hasta que encontré la receta del panettone de www.kanelaylimon.blogspot.com.es , que siempre es garantía de éxito. No es una receta que sea muy laboriosa, y menos si se hace con la panificadora, pero la masa necesita varios levados, y eso lleva su tiempo. Yo en el mismo día tenía mis panettones hechos. He variado la receta en el relleno porque a nosotros no nos gustan demasiado las pasas y las frutas confitadas. El resultado ha sido muy bueno y lo repetiré sin dudarlo. Aunque sigo prefiriendo nuestro Roscón de Reyes, jejejejejeje...
Con esta receta quedan inauguradas las navidades en Cocinando con filus!!!!
Bueno, que me lio, vamos con la receta. Necesitaremos:

Para el fermento:
100 gr. de harina de fuerza
30 gr. de levadura fresca
20 gr. de azúcar
70 gr. de agua tibia
Para la masa:
5 huevos ligeramente batidos (a temperatura ambiente)
150 gr de mantequilla cortada en dados (a temperatura ambiente)
170 gr. de azúcar
1/2 cucharadita de café de emulsión de limón
1/2 cucharadita de café de vainilla en pasta
La piel rallada de una naranja
El fermento
600 gr. de harina de fuerza
Una pizca de sal
Para el relleno:
Pepitas de chocolate al gusto del consumidor



Comenzamos haciendo el fermento. Para ello, lo primero que haremos será deshacer la levadura en el agua tibia. A continuación, mezclamos en un bol la harina, el azúcar y el agua con la levadura hasta que estén perfectamente integrados los componentes del fermento. Tapamos con papel film y dejamos levar hasta que doble su volumen.




Una vez que leve el fermento, preparamos la masa. Basta con añadir los ingredientes de la masa en la cubeta de la panificadora en el orden mencionado arriba:


Huevos ligeramente batidos, mantequilla, azúcar, emulsión de limón, vainilla en pasta, ralladura de naranja, el fermento, la harina y la sal (muy importante ya que potencia los sabores. A mi me quedó un poco soso. Para la próxima vez, echaré más sal). Seleccionamos el programa de amasar que dura 15 minutos. Al acabar, aún será una masa pegajosa. Lo ponemos dos veces más en ese mismo programa. Así conseguimos una masa manejable sin necesidad de estar añadiéndole más harina. Quitamos la masa de la panificadora, hacemos una bola y la ponemos en un bol grande( porque va aumentar el tamaño considerablemente) untado con una fina capa de aceite.



Lo tapamos con film transparente y lo dejamos levar en un sitio abrigado y sin corrientes de aire (yo lo meto en el horno apagado). Tardará unas horas.


Una vez que la masa haya levado, la volcamos en una mesa un poco enharinada y la estiramos con un rodillo con forma más o menos rectangular. Repartimos las pepitas de chocolate y enrollamos la masa como si fuera un brazo de gitano.

Cortamos dos o tres trozos (a mi me salieron un panettone grande y dos pequeños). Damos forma de bollo uniendo cada trozo por las puntas y dejando la unión hacia abajo. Metemos en los moldes de papel. No deben sobrepasar 1/3 del molde. Aplanamos la superficie con el puño.Volvemos a dejar levar en un sitio abrigado y sin corrientes de aire y cuando las masas lleguen al borde del molde estarán listos para hornear. Los sacaremos, pondremos a calentar el horno a 180 ºC y mientras los pincelamos con huevo batido. Cuando el horno esté caliente los metemos. Si vemos que se queman por arriba los tapamos con papel de aluminio. Los pequeños los dejamos sobre 25 minutos y el grande sobre 40 minutos. Hay que vigilarlos porque si nos pasamos con el horneado se secan. Para saber si están los pinchamos por el borde y si sale limpio los quitamos.
Para enfriarlos es bueno colgarlos boca abajo. Si, como suena. Así el copete no se baja. Para ello, los atravesamos por la base con una brocheta de madera para pinchos y los colgamos entre una mesa y una silla por ejemplo.


Descolgamos cuando estén completamente frios. 
Solo queda disfrutarlos y compartirlos. 


¡Feliz Navidad!

No hay comentarios:

Publicar un comentario