lunes, 15 de mayo de 2017

GARBANZOS CON ESPINACAS

Hoy vengo con una receta super económica y muy rica. Era una de mis pendientes y viendo varias recetas he hecho mi propia versión.
Os preguntaréis por qué en mayo me he animado a hacerla cuando puede de ser más propia del otoño y del invierno, pero aquí en Galicia esta semana han venido unos días lluviosos y me apeteció hacerla.
Estuve dudando de publicarla o no porque algunos garbanzos se me "despellejaron" y la foto no era demasiado bonita pero me decidí al final en mostrárosla  porque estaban buenísimos y cuando la vuelva a hacer con los trucos que descubrí (los veréis más abajo) pondré una foto mejor.
Bueno, vamos con la receta. Necesitaremos:

400 gr. de garbanzos secos
300 gr. de espinacas
2 cebollas
2 dientes de ajo
1 hoja de laurel
1 puerro
2 tomates tipo bola
1 cucharadita de pimentón dulce
1/2 cucharadita de comino
Agua
Aceite de oliva
Sal


Antes de nada ponemos en agua los garbanzos a remojo el día anterior. Deben estar sobre 10 o 12 horas. Yo los puse 10 horas y fue suficiente.

Ponemos una olla al fuego con agua. Cuando hierva echamos los garbanzos. Añadimos también una cebolla pelada, un puerro, y una hoja de laurel. Les dará más sabor.
Es importante no echar demasiada agua, así se evita que los garbanzos pierdan la piel. Si durante la cocción necesitan más agua se añadirá pero siempre  hirviendo, para que no se detenga la cocción.
Con una espumadera quitamos las impurezas que habrá en la superficie y después bajamos el fuego y cocinamos a fuego más bien lento sobre 1 hora más o menos. Habrá que ir probando hasta que estén tiernos. Es muy importante no remover con una cuchara para que no se rompan y se "despellejen".

Mientras cuecen los garbanzos, preparamos el sofrito.
Cortamos muy finita la cebolla. Hacemos lo mismo con los ajos. Los ponemos en una sartén con un fondo de aceite. Lo haremos lentamente, a fuego bajo para que quede bien pochados ambos ingredientes.
En el medio del proceso, añadimos los dos tomates pelados y pasados por la batidora. Removemos y dejamos que se  vayan haciendo.
Mientras se va haciendo el sofrito, lavamos las espinacas y las cocemos sobre 10 minutos o hasta que estén tiernas. Escurrimos muy bien.
Cuando estén bien escurridas las incorporamos al sofrito. Rehogamos durante unos minutos, mezclándolas bien y, finalmente, echamos el pimentón y el comino al conjunto. Removemos menos de un minuto y retiramos del fuego.

Una vez que se terminen de cocer los garbanzos añadimos el sofrito a la olla, comprobamos el punto de sal y rectificamos hasta que esté al gusto de cada uno. Dejamos que cuezan unos minutos y listo para comer.
Bueniiiiiísimos!



4 comentarios:

  1. Hola Beatriz, pues aunque en Sevilla ya va haciendo calorcito, comer hay que comer todos los días, y no todo va a ser gazpacho o ensalada, que los platos de cuchara reconfortantes, sientan bien en cualquier época del año, especialmente después de una intensa mañana de trabajo. Tus garbanzos se ven perfectos. Besos.

    ResponderEliminar
  2. Gracias Concha! A decir verdad me han encantado y como no hacía demasiado calor me apeteció hacerlos.
    Tienes unos platos geniales. Te sigo la pista, jejejeje...
    Bicos!!!

    ResponderEliminar
  3. Hola Beatriz!! Estoy segura de que este potaje estará de puro vicio. Me encanta este plato y aunque hoy hace mucho calor, no me importaría tener un poco en el congelador para los próximos días que prometen ser un poco más frescos. Se ve riquísimo. Biquiños!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Alicia!
      La verdad es que estaba muy rico y la pena fue que no sobrara un poquito como tú dices para congelar,que siempre es bueno tener este tipo de platos para comer un día en que no se haya cocinado.
      Me encanta que te haya gustado.
      Bicos!

      Eliminar